Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Relaciones colaborativas: un modelo para ser más competitivo

 |   8 de junio del 2021
Relaciones colaborativas: un modelo para ser más competitivo

Por:  Jorge Tesler (*)

En el Global Forum de Wharton celebrado en Estambul, el moderador George Day describió la logística como “el nexo de unión que hace funcionar a la economía”. La logística, dijo, puede ser “una enorme fuente de ventaja competitiva, además de ayudar a expandir y lanzar nuevos modelos de negocios”. Combinado con la tecnología de la información, Day añadió que la logística puede “extender dramáticamente el alcance geográfico de las organizaciones pequeñas y grandes.

A partir de estas definiciones surgen dos temas de vital interés tanto para nuestro país como tantos otros en Latinoamérica. Me refiero a las ventajas competitivas de las pequeñas y medianas empresas (PYMES)

Sin duda alguna las cadenas de abastecimiento forman parte de un entramado complejo donde participan proveedores, productores, distribuidores y operadores logísticos que actúan en forma autónoma cada uno de ellos siendo parte de cambios permanentes en las reglas de juego, tanto por los mercados donde participan como por cambios en normas y regulaciones desde el sector público.

Es asi como somos conscientes que se atraviesan a veces modificaciones estructurales y otras veces operacionales que alteran planes, consumen recursos no disponibles, elevan costos y/o reducen el nivel de servicio a clientes que se pretende. Esto se ve reflejado en cambios de actores de las cadenas de aprovisionamiento, mayor complejidad en las operaciones logísticas, incremento de procesos de consolidación, nuevas reglamentaciones y protocolos, falta de integración entre sistemas de información.

En cuanto a la extensión del alcance geográfico de las Pymes, tenemos que tener presente que nuestro pais tiene una extensión de aproximadamente 2.700.000 kilómetros cuadrado, equivalente a la suma de las superficies de ocho importantes países de Europa, pero que estos suman 368.000.000 de habitantes. Por lo que tenemos que analizar la logística en forma regional, es decir tenemos varias particularidades según se refiera a las regiones del NOA, NEA, Centro, Sur Patagónico.

Asi es como identificamos distintas regiones económicas, productos diferenciados por su origen y calidad, cadenas logísticas con diferentes particularidades, tipología de cargas, volúmenes desbalanceados, temporalidad en la comercialización, disponibilidad de recursos e infraestructuras en general con debilidades de servicio.

También para las cadenas productivas y logísticas que actúan en el comercio exterior, aplican aspectos diferenciales en cuanto a sus ubicaciones territoriales: distancia a los principales puertos, posicionamiento de la red ferroviaria, grado de conectividad con rutas nacionales y provinciales, etc. O sea, más complejidad logística especialmente para las pymes regionales. Se requiere repensar alternativas para conseguir agilizar y darles fiabilidad a nuestros procesos logísticos.

Por esto es por lo que desde el Foro Logistico Buenos Aires (FLBA), hemos estado trabajando para analizar distintas facetas de las funciones logísticas que permitan visualizar diferentes modelos de gestión con el objetivo de minimizar tales impactos negativos, asumiendo que será muy difícil encontrar nuevos procesos que los eliminen completamente.

En esta tarea profundizamos el concepto de “red empresarial” para identificar su aplicación en nuestros entornos de negocios.

Definimos una “red empresarial” como una alianza estratégica permanente entre un grupo limitado y claramente definido de empresas independientes que colaboran para alcanzar objetivos comunes de corto, mediano y largo plazo, orientados hacia el desarrollo de la competitividad de los distintos participantes.

  • Un mecanismo de cooperación y asociatividad entre empresas
  • Donde cada participante mantiene independencia jurídica y autonomía gerencial
  • Con acuerdos voluntarios
  • Para obtener beneficios individuales mediante una acción conjunta

Las redes integradas por un grupo de 10 a 15 empresas conformadas con esos principios suelen tener mejor poder de negociación y son que los procesos colaborativos logísticos pueden obedecer a alguna de estas cuatro categorías:

Esa concepción de alianza estratégica llevada al ambiente logístico permite promover el modelo de “logística colaborativa”.

Ante la existencia de numerosas interpretaciones de “lo colaborativo” en los negocios, y en particular en Logistica, en el ámbito del FLBA hemos adoptado la siguiente definición:

Logística colaborativa consiste en compartir operaciones y/o recursos y/o servicios entre distintos actores de una o de distintas redes de suministro, sean estas competidoras o no, a efectos de mantener o mejorar el nivel de servicio logístico, con disminución de su costo y aumento de la flexibilidad operativa.

Adicionalmente hemos identificado que los procesos colaborativos logísticos pueden obedecer a alguna de estas cuatro categorías:

  • Tipo 1: Entre empresas y/o redes de suministros que compiten entre sí por el mismo mercado.
  • Tipo 2: Entre empresas y/o redes de suministros que no compiten entre sí por el mismo mercado.
  • Tipo 3: Entre actores de una misma red de suministros, ya sea para aprovisionamiento, almacenamiento y/o distribución.
  • Tipo 4: Una combinación de empresas y/o redes que pertenecen simultáneamente a alguno de los otros tres tipos.

De la observación de los casos pueden obtenerse algunos factores en común que serían indispensables para llegar a una implementación exitosa:

  • Las empresas que colaboran deben ser de un nivel de desarrollo empresarial, organizacional y económico financiero equivalente para que no aparezcan conflictos y/o abusos de poder.
  • Es necesaria la confianza mutua: no se podrá lograr una buena alianza si una de las partes estima que la otra se aprovechará, en un modo u otro, de la relación para su propio beneficio. La definición de reglas claras y la transparencia son factores claves para generar confianza.
  • Cada parte deben comprender que la velocidad de adaptación al proceso colaborativo puede ser distinta para cada una, y que es importante tolerar los tiempos que cada una necesita.
  • Deben buscarse formas de cálculo que permitan desarrollar indicadores que sean comprendidos por todas las partes, para poder hacer valoraciones conjuntas de los beneficios, así como de los inconvenientes.
  • No debe perderse el foco en el objetivo de la alianza para que los problemas y obstáculos no detengan su desarrollo.

Para definir los beneficios de constituir redes empresarias que pongan en práctica la logística colaborativa, debemos mencionar tres conceptos asociados a ese enfoque, adaptados de los estudios realizados por el prof. Marco Dini (CEPAL-Universidad de Bologna, Italia):

“Economías de concentración “: Efecto de atracción hacia proveedores y prestadores de servicios en general.

  • Mejora la oferta de estos factores y aumenta la eficiencia de los respectivos mercados.
  • Genera un efecto positivo sobre los costos de las empresas participantes.

“Ventajas de especialización”: Aprovechamiento de economías de escala que las empresas no podrían alcanzar en un escenario de alta y continua dificultad para alcanzar metas de competitividad en los diferentes mercados en los que actúan.

  • Reducción de costos de gestión, por ejemplo, los de almacenamiento y transporte.
  • Aceleración de los procesos de aprendizaje, por la focalización de las tareas operativas.

“Ventajas de integración”: Estado superior de articulación que posibilita el intercambio de experiencias, la ampliación de redes de contactos y el desarrollo conjunto de conocimientos estratégicos.

  • Estímulo a la difusión de las nuevas tecnologías.
  • Mayores capacidades de captar y procesar la información y tomar decisiones estratégicas.

Ante estas evidencias sobre la sistemática tensión en la gestión de las cadenas logísticas de abastecimiento locales o internacionales que impactan en la competitividad empresarial, finalmente cabe reflexionar sobre una frase que se le atribuye a Albert Einstein:” Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

(*) Ingeniero, consultor especializado en procesos e infraestructuras logísticas y Director del Foro Logístico Buenos Aires.

Nota publicada en RevistA Énfasis Sudamenricana, edición junio 2021. Ingresá aqui.

Te puede interesar: 

Las Pymes en el contexto internacional

Logística y PyMEs. Viejos mitos. Nuevos paradigmas

 

Redacción Énfasis Logística


Notas relacionadas

Te podría interesar