Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Smart city: oportunidad para mejorar la calidad de vida

La creciente urbanización de la población es un fenómeno mundial. Más de la mitad de las personas viven en ciudades en la actualidad. Y se espera que para 2050 esa cifra llegue al 66%.

 |   30 de noviembre del 2021
Smart city: oportunidad para mejorar la calidad de vida

Casi sin darnos cuenta, la tecnología fue de a poco apoderándose de nuestras vidas. Y en muchas ocasiones facilitándola o haciéndola más segura. Los adelantos no solo hicieron que las comiencen a ser inteligentes, sino que también las ciudades se transformaron y lo seguirán haciendo por necesidad.

Desde la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, “la precariedad del transporte público, los altos niveles de congestión vesicular, la contaminación del aire, la gestión de los desechos y el acceso al agua potable, a la salud y la educación, así como la inseguridad, son problemas que las políticas de desarrollo urbano deben enfrentar, y para los que los modelos de ciudades inteligentes pueden ser una solución.

La concepción de una ciudad inteligente debe incluir tres elementos: la infraestructura física que soporta la entrega de servicios a los ciudadanos (redes viales, sanitarias y eléctricas, entre otras), la infraestructura digital que habilita la conectividad mediante dispositivos y sensores conectados por redes de comunicación de alta velocidad, y las aplicaciones que habilitan la gestión inteligente de datos para optimizar los procesos y mejorar la calidad de vida y la sustentabilidad.

“La urbanización es un fenómeno sin fin. Hoy en día, el 54% de las personas de todo el mundo vive en ciudades, una proporción que se espera llegue al 66% para 2050. En combinación con el crecimiento general de la población, la urbanización agregará otros 2,500 millones de personas a las ciudades en las próximas tres décadas”, según explican desde la empresa Thales, compañía francesa de electrónica dedicada, entre otras cosas, al desarrollo de sistemas de información.

“Sin duda, las Smart City serán una realidad, y estas nuevas dimensiones para los servicios cotidianos que conocemos, serán posibles gracias a la capacidad de procesar grandes cantidades de datos digitales, esto a través de una sólida, extendida y dinámica red de infraestructura de telecomunicaciones, diseñada para soportar las redes 5G y superiores, con eficiencia y estabilidad”, explican los expertos de Funkawa Group, empresa especializada en brindar soluciones tecnológicas.

“Se prioriza la tecnología a favor del bienestar, la seguridad, la sustentabilidad, la cercanía y prácticas de distanciamiento físico. Nuevas expectativas y tendencias que impactan en la economía, el diseño urbano y de los hogares”, explica Mariela Mociulsky, CEO de Trendsity.

Un aspecto fundamental en el día a día de la logística es obviamente el tránsito, un elemento que puede mejorar de manera notable con la transformación de una ciudad en “smart city”.

“Los sistemas de tránsito inteligente se hacen lugar cada vez en más ciudades, ayudando a mejorar varios aspectos del área. En la actualidad ya convivimos con cámaras para foto multa, controles de velocidad, cámaras de reconocimiento de patente y hasta de reconocimiento facial. Sin embargo, cada producto que hace al concepto de “Smart City”, no es simplemente una novedad, sino que es esencial para obtener información en tiempo real que ayude a mejorar las condiciones de tránsito y hasta la seguridad”, explica Federico Condorelli, Business Developer Manager en Dahua Technology Argentina, empresa que vende productos y servicios de vigilancia por video.
Y agrega que “asimismo, estos controladores tienen funciones como el corredor semafórico de emergencia inteligente. Normalmente se coloca un dispositivo a los vehículos que envía una señal y el controlador hace que se desate una onda verde y en 12 segundos se vuelve a la normalidad. Una de las principales ventajas de los semáforos inteligentes es que se pueden instalar y controlar de manera remota: a través de un celular o una computadora normal se puede ver cómo está funcionando sin necesidad de estar en el lugar, lo que permite realizar reparaciones en cuestión de minutos”.

Asimismo, estos controladores tienen funciones como el corredor semafórico de emergencia inteligente. Normalmente se coloca un dispositivo a los vehículos que envía una señal y el controlador hace que se desate una onda verde y en 12 segundos se vuelve a la normalidad. Una de las principales ventajas de los semáforos inteligentes es que se pueden instalar y controlar de manera remota: a través de un celular o una computadora normal se puede ver cómo está funcionando sin necesidad de estar en el lugar, lo que permite realizar reparaciones en cuestión de minutos.

Sin embargo, como ya se puede experimentar, el “Smart city” se potencia cada vez más, y los productos que permiten conseguir una circulación más ordenada, y hasta una disminución de tiempo en cada viaje,  no se limitan a los semáforos.

“Hay otras tecnologías que se pueden acoplar a los semáforos inteligentes, por ejemplo, cámaras con reconocimiento facial o reconocimiento de patentes. También hay cámaras que permiten subdividir el tránsito estilo Waze (GPS). La tecnología informa a la central de comando cuántos autos están pasando por dicho semáforo y la distancia que tienen entre los autos: con esta información se puede regular el tránsito y evitar embotellamientos” señala Condorelli,

“Sin dudas, todas estas innovaciones permiten que podamos vivir en un entorno seguro y más ordenado“, finaliza Franky Su, Country Manager para Argentina y Uruguay en Dahua Technology.

“En materia de transporte público inteligente, los avances en IoT y vehículos autónomos permitirán agilizar y hacer más eficientes los desplazamientos en una zona geográfica determinada, evitando atascos y los horarios de mayor tráfico, lo que disminuirá las aglomeraciones de personas. Esto también facilitará la fiscalización de restricciones de movimiento, y para los que estén obligados a movilizarse, el mismo dispositivo de transporte reconocerá la cantidad de personas permitidas, además de contar con sensores de temperatura para identificar usuarios con alto potencial de estar enfermos”, indican desde Funkawa Group.

Nota publicada en Revista Énfasis, edición noviembre 2021. Ingresá aqui.

Te puede interesar: 

Tendencias: ciudades del futuro

 

Marizú Olivera Orquera

Lic en Comunicación Social, redactora y periodista. Encargada editorial en Énfasis Logística 2021.


Notas relacionadas

Te podría interesar