Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Tendencias: ciudades del futuro

Se prioriza la tecnología a favor del bienestar, la seguridad, la sustentabilidad, la cercanía y prácticas de distanciamiento físico en el corto y mediano plazo. Nuevas expectativas, hábitos y tendencias impactan en la economía, en el diseño urbano y de los hogares.

 |   5 de noviembre del 2021
Tendencias: ciudades del futuro

Por: Mariela Mociulsky (*)

Pareciera que nos referimos a las ciudades de las películas de ciencia ficción cuando hablamos de smart cities o “ciudades del futuro”. Sin embargo, tienen como razón de ser algo mucho más elemental: mejorar la calidad de vida y el desarrollo de los habitantes. Hablar de “ciudad humanizada” significa ubicar la tecnología al servicio de la calidad de vida, incorporar la información y la comunicación como herramientas para estimular procesos de planificación colaborativa y participación ciudadana. Los desafíos para estas ciudades requieren de la implementación de políticas públicas tendientes a un desarrollo integrado y sostenible, optimizando tiempos y costos para facilitar un desarrollo productivo innovador.

Hoy más que nunca, los datos son un insumo crítico para la producción económica. La proliferación y el uso inteligente de los mismos presenta una oportunidad para estimular el crecimiento a través de la eficiencia. La planificación de las ciudades impacta directamente en la vida de las personas, surgen tendencias para encontrar soluciones términos de movilidad, planificación urbana, medio ambiente, seguridad, educación y salud.

Enumeramos 10 tendencias relevantes

  1. Entornos naturales con vida comunitaria y reencontrarse con la producción de alimentos se aceleró en pandemia y cambia el vínculo con las ciudades. Surgen proyectos del “natural state”, que combinan la bioarquitectura (construcción en equilibrio con el entorno y los materiales), la permacultura (la permanencia de lo natural), la generación de energías renovables, las huertas urbanas y la producción de alimentos orgánicos.
  2.  Movilidad, se busca minimizar el impacto negativo sobre el medio ambiente migrando paulatinamente hacia un sistema de automóviles híbridos o de movilidad inteligente, apalancado por las innovaciones de los grandes jugadores del sector automovilístico y de normativas para su implementación. La idea de la movilidad compartida o movilidad como servicio, ya en desarrollo desde antes de la pandemia, probablemente se acelere generando distintas alternativas de transporte muy distinto al que conocíamos hasta el momento, a partir de la proliferación de aplicaciones que proponen usos colaborativos. También crece la micromovilidad, nuevas alternativas individuales, sostenibles y accesibles como los monopatines, scooters eléctricos y bicicletas.
  3. Proximidad, surgió entre los urbanistas la llamada “ciudad de los 15 minutos rediseñando la ciudad para que sus habitantes puedan resolver sus necesidades sin trasladarse más de 15 minutos a pie o en bicicleta, incluyendo las “supermanzanas”, donde se amplían las calles para caminar.
  4. Inteligencia artificial en los hogares cobrará cada vez más protagonismo. La domótica ya está presente, también los artefactos con ahorro de recursos como energía y agua, alineada con prácticas de sostenibilidad y ahorro de energía. Funciones controlables desde el smartphone, videovigilancia y climatización digital.
  5. Eficiencia en el uso del tiempo y una mejor calidad de vida con aplicaciones que permitan tener certeza de los horarios de transporte público, la digitalización de los trámites como parte de la modernización de las ciudades, etc . Las tecnologías de inteligencia artificial, como big data ayudan a gestionar las ciudades. El desarrollo de las Smart cities es un trabajo multidisciplinario, convoca a especialistas del medio ambiente, economistas, arquitectos, especialistas en tecnología, comunicadores, etc.
  6. El co-living también emerge como nueva tendencia para las futuras viviendas: edificios cuyas instalaciones comunes y zonas de trabajo o entretenimiento se comparten entre todos los residentes. Un nuevo estilo de vida que se adapta a las necesidades de las personas en distintas etapas del ciclo vital.
  7. “Location Independence”. La nueva tendencia independiza el espacio físico del tiempo. Las actividades de entretenimiento, deportivas o artísticas ya no se hallan tan arraigadas a un espacio físico puntual. La pandemia ha agilizado la digitalización de algunos procesos planteando un nuevo escenario en el que el teletrabajo o los trabajos híbridos, el e-commerce y la educación a distancia cobran protagonismo.
  8. El retail que viene: construcción modular, flexible y cultural, que mute y se reconvierta de acuerdo a las necesidades. Deberán integrar a la perfección los canales y las tecnologías para ofrecer una verdadera experiencia omnicanal. Pero además, la competitividad con los entornos virtuales hará necesario que el retail físico se convierta, que ofrezca una experiencia diferencial, eventos culturales, ferias, arte,
  9. Impresión 3D: un método de construcción rápido y sostenible. HFH (habitat for humanity trabaja en un proyecto piloto en Tempe, Arizona, que implica la construcción de una casa personalizada de un solo piso, utilizando una combinación de impresión 3D y métodos de construcción tradicionales. WASP y MCA – Mario Cucinella Architects – se embarcaron en la construcción de un modelo innovador para un hábitat impreso en 3D y lanzarán el primer prototipo cerca de Bolonia, Italia: se trata de un nuevo modelo de vivienda circular, con materiales totalmente reutilizables y reciclables tomados del terreno local.
  10. Seguridad alimentaria y alimentación sostenible: Las ciudades, por su tamaño, concentran gran parte del consumo de alimentos. Su papel es clave ya que desde ellas se controla la regulación y ubicación de los mercados, la gestión de residuos orgánicos, y tienen la capacidad de poner desincentivos al desperdicio, así como promover la innovación para su aprovechamiento.

La “Revolución post-covid” plantea nuevas necesidades y una dinámica de descentralización, inversa a la de hace unos años, alineando las grandes ciudades y repoblando zonas rurales más pequeñas. Las ciudades que se desarrollen a futuro deben ser capaces de aportar valor en la calidad de vida, mejorar el bienestar  y satisfacer las necesidades de los mismos.

(*) CEO Fundadora de Trendsity y presidenta de Saimo (Sociedad Argentina de Investigadores de Mercado y Opinión Pública).

Nota publicada en RevistA Énfasis , edición noviembre 2021. Ingresá aqui.

Te puede interesar: 

El futuro de las ciudades: IA y automatización para el emplazamiento urbano y el transporte

 

Marizú Olivera Orquera

Lic en Comunicación Social, redactora y periodista. Encargada editorial en Énfasis Logística 2021.


Notas relacionadas

Te podría interesar