Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

América Latina: Análisis de Transporte

La Cuarta Revolución Industrial y las nuevas tecnologías digitales prometen generar beneficios sin precedentes para las cadenas de suministro y las economías de América Latina.

 |   23 de junio del 2022
América Latina: Análisis de Transporte

Fuente:  C.H. Robinson.

Un estudio de investigación de clientes de C.H. Robinson de enero de 2022, reveló que un número significativo de transportistas están aprovechando nuevas estrategias para ayudar a administrar  las interrupciones de la cadena de suministro. Específicamente, el 52% cambió sus estrategias de cadenas de suministro durante el año pasado al aprovechar nuevos modos, puertos o rutas comerciales que planean continuar utilizando a lo largo de 2022.

A medida que los transportistas continúen gestionando estas interrupciones, considerar diferentes modos, rutas comerciales o estrategias de transporte terrestre seguirá siendo fundamental. Por ejemplo, si bien puede no ser factible transportar el 100% de la carga por vía aérea, la carga aérea sigue siendo la forma más rápida de reponer el inventario, por lo que priorizar la carga específica puede ayudar a mantener la misma, en movimiento.

Además, el envío de carga en modalidad LCL o por su sigla en inglés (Less than Container Load) es una estrategia para considerar. Por lo general, el espacio para los envíos de LCL es más fácil de encontrar, especialmente en un mercado con capacidad limitada, ya que sólo se necesita algo de espacio en contenedores en lugar de un contenedor completo. Los remitentes pueden ver grandes ahorros de costos con los servicios acelerados de LCL en comparación con el entorno actual de carga aérea.

Teniendo en cuenta que los envíos de LCL no van a evitar la congestión en los puertos, por lo que aún deben considerarse estrategias locales. En ese sentido, C.H. Robinson ha visto nuevas rutas comerciales de camiones solicitados por los clientes con distancias más largas y precios más altos para reemplazar rutas marítimas tradicionales.

Muchos de los transportistas marítimos están buscando mover más carga intermodal (IPI, por su sigla en inglés Interior Point Intermodal), en lugar de centrarse en la carga de puerto a puerto. “En los Estados Unidos, C.H. Robinson ayudó a aumentar el flujo de carga doméstica para los clientes al enviar más  contenedores de 53 pies, por lo que la carga en los  contenedores marítimos más pequeños de 40 pies puede consolidarse de manera eficiente en los más grandes y cargarse en camiones, para llevarlos a destinos interiores”, explican al respecto desde la firma especializada y agregan que” en general, esto aumentó la capacidad de contenedores en un 25% solo en el sur de California, para C.H. Robinson”

Te puede interersar: La sostenibilidad como principal consigna del Intermodalismo

Efectos en América Latina

Sigue siendo importante considerar todas las áreas para mantener su carga en movimiento de manera eficiente, porque centrarse en solo una parte de la cadena de suministro puede limitar su capacidad para evitar todas las interrupciones.  Cuando se trata de América Latina y de Argentina específicamente, se ha reducido la capacidad, ya que muchos operadores han degradado la capacidad y la frecuencia de servicio en Argentina, lo que naturalmente afecta los flujos de importaciones y exportaciones.

Si bien se espera que los transportistas desplieguen nueva capacidad en los próximos 24 meses, la prioridad para esta región puede no ser la primera en la línea.  La pregunta es: ¿En qué afecta la escasez de mano de obra / trabajadores en curso a la cadena de suministro y los procesos logísticos?

La actual escasez de mano de obra ha presentado un desafío continuo para la industria naviera.En este sentido es que desde  C.H. Robinson, se ha visto cambios impredecibles en la disponibilidad de mano de obra debido a las cuarentenas y los brotes de Covid-19.   “Sin embargo, la volatilidad está directamente en desacuerdo con el aumento de la demanda que la industria ha estado experimentando en los últimos dos años”, explican.

La presión del comercio electrónico en la logística, combinada con la baja participación de la fuerza laboral, son condiciones que se espera que persistan después de que se despeje la congestión portuaria. El crecimiento en el comercio electrónico requiere más inventario en más lugares que nunca y en consecuencia, más camiones, remolques, conductores y espacio de almacén también son necesarios.   Sin embargo, uno de los artículos enumerados sigue siendo escaso.

Muchos trabajadores de la industria de la cadena de suministro se han visto afectados por Covid-19 y es posible que no regresen a sus trabajos, eliminando una parte de la fuerza laboral y ejerciendo presión adicional sobre todo el sistema.

Los transportistas también deben considerar las restricciones con respecto a las piezas de repuesto importadas y  los neumáticos tan necesarios para alimentar la base de camiones dentro de la región. Los equipos quedaron suspendidos por varios meses durante la pandemia y ahora es el momento de reparar y actualizar esas piezas, pero los retrasos siguen siendo generalmente de una a ocho semanas.

Además, la escasez de combustible al final de la temporada de cosecha está afectando el flujo general de transporte. Cada camión agregó de cuatro a ocho horas por carril para obtener el combustible necesario para terminar las entregas, lo que afectó la productividad reducida en un 18% en general. Esto se traduce en precios más altos en un entorno que ya sufre de una mayor inflación.  Además, el 15% del gas y el petróleo se importa y el impacto del conflicto entre Rusia y Ucrania, elevó los precios del combustible, lo que ha tenido y tendrá un impacto en los próximos 12 meses.

Al ser consultados sobre este aspecto desde C.H. Robinson se indicó que se “trabaja con los clientes para planificar con anticipación y encontrar soluciones reales para ayudar a encontrar el combustible necesario para sus operaciones. Si bien tener dos o tres niveles de precios de combustible afectará el lado del costo, también se deben considerar las restricciones anteriores: el impacto del inventario estancado o el inventario de movimiento lento puede ser más negativo mayor que el costo adicional del combustible para mantener la cadena de suministro funcionando, sin problemas”, se remarcó.

Tecnología

C.H. Robinson está utilizando datos y tecnología para tomar decisiones más inteligentes en la cadena de suministro. Esta nueva tecnología puede ayudar a proporcionar la visibilidad operativa que necesita para adaptarse a seguir adelante.

Aunque el mercado actual está creando situaciones imprevistas, los datos históricos aún pueden ayudar a encontrar soluciones.  Descubrir tendencias comunes en los datos cíclicos puede dar a los usuarios una ventaja de información para tomar decisiones más inteligentes sobre sus cadenas de suministro.

Las herramientas tecnológicas adecuadas también pueden dar a los transportistas la visibilidad y previsibilidad que necesitan para realizar ajustes. Por ejemplo, con la congestión y los retrasos en curso en los puertos C.H. Robinson detalló que “mejoró las características de enrutamiento y seguimiento de buques dentro de su sistema de gestión de transporte para aumentar la eficiencia y la precisión de los ETA portuarios”

Esto es importante, porque el transporte marítimo es solo una pieza de la ecuación y las actualizaciones automatizadas, cuando se descubrieron los cambios, pueden mejorar las piezas del rompecabezas que antes tenían un rendimiento inferior. Tener visibilidad de estos cambios en tiempo real, permite la oportunidad de reaccionar y ajustar sus tácticas en el futuro.

Al ser consultados sobre las recomendaciones que ofree a sus clientes en el contexto actual, se indicó: “Planificar con anticipación tanto como puedan y siempre considerar dos o tres escenarios de envío alternativos”, y por último se agregó: “En nuestra experiencia, los que consideran alternativas de antemano pudieron seguir moviéndose y no enfrentaron interrupciones en la cadena de suministro en la misma medida que sus competidores”, concluyeron desde C.H. Robinson.

Se espera que la mayoría de los artículos que han afectado a la cadena de suministro global y las cadenas de suministro locales, estén en el mercado durante los próximos 12 a 18 meses y la planificación avanzada sigue siendo el mejor curso de acción. La implementación de herramientas tecnológicas y el avance hacia la digitalización son formas de mantenerse a la vanguardia de todas las posibles interrupciones.   Además, los contratos de ahorro y las estrategias de mercado spot pueden ayudar con los cambios repentinos en el entorno de envío para poder mover el desbordamiento adicional.

Una torre de control impulsada por un fuerte socio logístico con la tecnología adecuada en su lugar puede marcar la diferencia. Cuanto más conectados estén el proveedor y el cliente cuando se trata de sistemas, más robusta será su cadena de suministro y más rápidas serán las decisiones adecuadas.

Nota  completa publicada en Revista Énfasis edición junio 2022. Ingresá aqui.

www.mdcorreo

Marizú Olivera Orquera

Lic en Comunicación Social, redactora y periodista. Encargada editorial en Énfasis Logística 2021.


Notas relacionadas

Te podría interesar