Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Rescate de alimentos: ¿Cuál es el rol de la logística?

Cencosud definió ejecutar a escala regional su programa Rescate de Alimentos, el cual, en su edición 2020 en Argentina, logró rescatar más de 500 toneladas de productos en alianza con La Red Argentina de Bancos de Alimentos y el Ejército de Salvación.

 |   22 de octubre del 2021
Rescate de alimentos: ¿Cuál es el rol de la logística?

Por: Marcela Vincenti (*)

El rescate de alimentos en Argentina involucra a toda la cadena de colaboradores, operaciones y logística de los supermercados y sus tres banderas: Jumbo, Disco y Vea.

La logística en la industria alimentaria cumple un papel integrador muy importante que concentra el transporte, el almacenamiento y la distribución. Una correcta gestión de flotas de vehículos, de herramientas para la manipulación de los productos, del almacenamiento en condiciones adecuadas, de inventarios y de preparación de pedidos es fundamental para el correcto funcionamiento de esta cadena.

Un ejemplo de este importante rol, puede verse hoy en la iniciativa llevada a cabo por la empresa Cencosud. A partir de la publicación de su “Declaración sobre la Pérdida y Desperdicio de Alimentos” la compañía establecerá metas concretas por país y homologará las mejores prácticas desarrolladas en cada mercado.

Cencosud ha definido ejecutar a escala regional su programa Rescate de Alimentos, como parte de las iniciativas para hacer frente a la Pérdida y Desperdicio de Alimentos. Esta declaración se enfoca en cuatro ejes:

  • Eficiencia Interna (compras, logística, transporte y manipulación).
  • Donación.
  • Disposición Final.
  • Consumo Responsable.

El primer eje de este compromiso, Eficiencia Interna, apunta a mejorar las estimaciones de demanda con miras a la disminución de mermas y a continuar mejorando los procesos de logística y manipulación para mejorar la disponibilidad de alimentos.

En entrevista con Énfasis Logística, voceros de la empresa compartieron algunas de las estrategias que emplean en cuestiones de logística de alimentos.

  • ¿En qué consiste la mejora de procedimientos operativos para evitar el desecho de frutas y verduras por daños en el transporte?

Desde el inicio del Programa de Rescate de Alimentos se han ido mejorando los procedimientos internos para que, independientemente del tipo de producto que se trate y las características de los vehículos utilizados, exista el menor daño posible por el transporte. Para minimizar el riesgo inherente al transporte es clave contar con una adecuada capacitación de colaboradores y la existencia de procedimientos estandarizados y dinámicos, que permitan desde la génesis del proceso una correcta estiba, manipulación y carga de la mercadería.

Entre múltiples factores, se consideran aspectos vinculados a las características del tipo de producto a donarse:

– El tiempo de entrega.

– La distancia al lugar de destino.

– El volumen a transportarse.

– La capacidad logística existente.

– Las unidades logísticas a utilizarse.

– Las características de los packaging involucrados.

El know-how de los colaboradores, por ejemplo, vinculado a los tipos de embalajes que son mejores según cada tipo de producto, siempre se comparte para retroalimentar la eficiencia de la cadena.

  • ¿Podrían ampliar información sobre el eje Eficiencia Interna, en cuanto a logística y cadena de suministro?

La Eficiencia Interna es asociada a los flujos de mercadería y de información (trazabilidad) en los locales y centros de distribución. El objetivo es generar un proceso ágil y que las donaciones sean detectadas y entregadas con rapidez. Internamente se promueve una correcta preclasificación de productos para evitar tiempos adicionales de trabajo y/o reprocesos, de acuerdo a un modelo de semaforización de pérdidas. Este modelo está basado en detectar a tiempo los productos posibles para donarse, las devoluciones y las mermas.

Cuanto más eficiente es la compañía internamente en la preparación de las donaciones, la coordinación de la logística y la gestión global del proceso en cuanto a prevención de pérdidas, mayores son las oportunidades que se pueden generar para favorecer la logística. Siempre se colabora con las organizaciones de la sociedad civil asesorándolas sobre la logística y el uso de nuevas tecnologías, las ventajas y riesgos de las distintas alternativas logísticas, la importancia del control al momento de la entrega y descarga y la prevención de los problemas que pueden surgir entre las partes y sus posibles soluciones.

 ¿Cómo piensan mejorar los procesos de logística y manipulación para optimizar la disponibilidad de alimentos?

Desde que se inicia el vínculo con una organización de la sociedad civil se trabaja conjuntamente sobre la planificación y mejora continua de los procesos logísticos, ya que esto tiene un impacto directo en la posterior disponibilidad de alimentos y otros productos de primera necesidad que se pueden rescatar. Para generar mejoras en base a la capacidad logística existente hay que tener en cuenta dos aspectos importantes en el proceso vinculado a donaciones:

  • El análisis de la ubicación de los locales o centros de distribución donantes respecto a la organización receptora.
  • La cantidad de locales o centros de distribución cercanos existentes, tanto de otras empresas como de la nuestra, que pueden favorecer sinérgicamente o no a la logística.

Para mejorar los procesos se trabaja sobre cuestiones internas como, por ejemplo, generar que varios locales entreguen a la misma vez, agilizar los tiempos de entrega evitando situaciones que pueden traer demoras, potenciar sinergias con otras empresas que puedan ser donantes o ayudar en la logística y evaluar transportes de retorno con unidades logísticas que puedan contribuir con el proceso.

– ¿Qué nuevos desafíos presenta la logística de alimentos en tiempos de pandemia?

Los desafíos principales tienen que ver con diversificar los riesgos y estar abiertos a nuevas soluciones. La logística es una parte determinante del proceso y en tiempos de pandemia enfrenta desafíos impensados, en particular porque hubo momentos críticos en los que fue necesario repensar estrategias sobre la base de nuevas problemáticas. Por ejemplo, menos recursos humanos disponibles para logística, zonas que tenían restricciones de circulación, etc. Pero más allá de lo mencionado, la pandemia nos permitió sacar a la luz que el camino de planificación logística con el que veníamos trabajando era acertado y sustentable, permitiendo dar una respuesta adecuada siempre en tiempo y forma. Los desafíos futuros tienen que ver con seguir planificando la logística en base a tener siempre otras alternativas posibles, generar alianzas con diversas organizaciones de la sociedad civil y proveedores logísticos y estar continuamente analizando nuevas oportunidades, que otorguen mayores eficiencias a nivel de toda la cadena agroalimentaria.

Hasta ahora las iniciativas de este tipo se desarrollaban de manera independiente y con distinto grado de avance. Entre las principales medidas que se han llevado a la práctica, destacan:

Argentina: El rescate de alimentos en ese mercado está internalizado en toda la cadena de colaboradores, operaciones y logística. Sólo en 2020 se lograron rescatar más de 500 toneladas de productos en alianza con La Red Argentina de Bancos de Alimentos y el Ejército de Salvación.

Brasil: Destaca la mejora de procedimientos operativos para evitar el desecho de frutas y verduras por daños en el transporte. En 2020 se donaron 40 toneladas de alimentos y artículos de higiene, beneficiando a más de 17 mil personas.

Chile: Desde hace más de un año, y con 20 tiendas de la Región metropolitana apoyando esta iniciativa, se han rescatado en torno a 24 toneladas de alimentos en 12 meses. En conjunto con la ONG Núcleo Humanitario, se generan en promedio 1,3 millones de raciones de alimentos, principalmente frutas, verduras y abarrotes.

Colombia: Es el país en que el programa tiene mayor avance desde su inicio hace 19 años, con el aporte de productos a bancos de alimentos en varias ciudades de Colombia. Actualmente, la iniciativa se está implementado en 30 tiendas Jumbo y Metro con alianza de la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia. Entregaron, en lo que va del año, 87 toneladas de frutas, verduras, carnes y platos preparados, beneficiando a 310.000 familias.

Perú: El programa de rescate de alimentos en Perú cumple su quinto año de funcionamiento. Hoy involucra a las áreas de Operaciones, Calidad e Inventarios, en un trabajo conjunto con Banco de Alimentos Perú y Cáritas Lima. Hasta julio de este año se donaron 220 toneladas de alimentos, y cuenta con 59 salas integradas al programa.

(*) Colaboradora Externa para Énfasis Logística.

Nota publicada en Revista Énfasis  edición octubre 2021. Ingresá aqui.

Te puede interesar: 

Logística de alimentos: adaptarse a la “nueva normalidad”

 

Marizú Olivera Orquera

Lic en Comunicación Social, redactora y periodista. Encargada editorial en Énfasis Logística 2021.


Notas relacionadas

Te podría interesar