Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

La historia del contenedor

 |   28 de junio del 2021


Por: Ing. Federico Manjón (*) 

Para entender el surgimiento del contenedor debemos remontarnos unos setenta años atrás y posicionarnos nuevamente en la Terminal Marítima Newark-Elizabeth de Nueva Jersey.

La fecha exacta a la que deberíamos retornar deberá ser 26 de Abril de 1956, allí estaríamos junto a unas cien personas esperando que el buque SS Ideal X parta con cincuenta y ocho cajas metálicas de 35 pies, que luego serían llamadas contenedores, y una carga adicional de líquido que también acompaña su viaje hasta Houston.

En ese período conoceríamos a dos grandes inventores: KeithTantlinger y Malcom Purcell McLean. El primero desde la parte técnica dio su visión e ideas para desarrollar el contenedor, y el segundo, fue el gran artífice de su desarrollo, globalización y un verdadero revolucionario de la industria marítima comercial.

McLean, nació en Maxton, Carolina del Norte en 1913 fundó su primera empresa el 1935, a la edad de veintidós años fundó junto a sus hermanos Clara y Jim, la McLean Trucking Co.; una empresa de transporte que encargada de trasladar barriles de tabaco vacíos. Uno de los choferes de ésta empresa, era el mismísimo Malcom McLean.

Imagínense mover barriles vacíos, llegar al puerto de descarga y esperar a que los mismos sean bajados a mano del camión, para luego almacenarlos y posteriormente cargarlos en un buque de carga. Logísticamente, parecía no ser lo más conveniente en cuanto a costos, tiempos y seguridad, ¿no? Tal vez, ver esas descargas, notar tiempos muertos y sus esperas motivaron a McLean a mejorar dichos procesos.

A comienzos de la década de 1950, Malcom planificó llevar sus camiones sobre barcos a lo largo de la costa atlántica desde Carolina del Norte a Nueva York. Sin embargo, pronto se hizo evidente que los “trailerships”, como eran llamados, eran ineficientes, impidiendo principalmente su estiba y ocupando mayor espacio del requerido dentro del barco. Luego de esos primeros análisis, se llega a la conclusión que lo ideal era subir sólo los contenedores sin el chasis del camión.

En Enero de 1956, McLean solicitó un préstamo bancario para la adquisición de dos barcazas T-2 de la Segunda Guerra Mundial, que luego adaptó para llevar contenedores por encima y bajo la cubierta. Los meses de remodelación y construcción de contenedores fueron largos y complejos, pero el camino hacía la estandarización mundial ya había comenzado.

Uno meses después, precisamente el 26 de Abril de 1956; el buque SS Ideal X y sus cien invitados era cargado y partía desde Terminal Marítima Newark-Elizabeth de Nueva Jersey con destino al puerto de Houston, Texas. Una vez comenzado el viaje, el creador viajaría hacía Houston para supervisar que el buque atracara y descargara sin problemas en su puerto de destino. Seis días más tarde, la primera operación exitosa en el transporte internacional de mercaderías contenerizadas era realizada sin problemas.

En aquellas épocas, la carga y descarga de mercadería se realizaba de manera manual por los estibadores, y su costo era de USD 5,86 por tonelada. El uso del contenedor simplificó significativamente los costos, a solamente USD 0,16 por tonelada. Adicionalmente, la carga/descarga de buques se vio afectada y los tiempos de espera en puertos se redujeron significativamente. McLean afirmo que “un barco sólo gana dinero cuando está en el mar”, y comenzó a dejar en claro que su principal propósito era buscar la eficiencia integral en los procesos de transporte. Otra mejora dentro de ésta estandarización fue descubrir que el robo de mercadería era algo más sofisticado de realizar, y por ende tendió a la baja con éstos cambios de transporte.

Nuevamente en Abril, pero del año siguiente, el primer barco de contenedores Gateway City comenzó a ofrecer servicios regulares entre Nueva York, Florida y Texas, los viajes de buques portacontenedores ya formaban parte de las opciones logísticas. Más tarde, se inauguraron rutas internacionales entre Estados Unidos y Puerto Rico, precisamente a San Juan con el buque Fairland. En 1960 la empresa McLean Industries, cambió de nombre a Sea-Land Service Inc., y continuaron agregando rutas y adquiriendo buques más grandes dentro del circuito mundial.

Durante los próximos años, McLean abriría nuevas terminales para mejorar aún el tráfico de los contenedores. La adquisición de grúas necesarias en cada puerto ya era una necesidad real en muchos países. En 1966, Sea-Land comenzó a dar servicio entre Nueva York, Róterdam, Bremen y Grangemouth. Vietman, Filipinas, Hong Kong, Taiwán, Tailandia y Singapure serían los próximos objetivos a finales de la década, nadie deseaba quedarse fuera de éste negocio.

Para finales de la década de 1960s, Sea-Land Industries contaba con 27.000 contenedores fabricados por Fruehauf, 36 barcos y acceso a más de 30 puertos en todo el mundo.

El resto, es historia conocida.

(*) Especialista en Logística Integrada

 Te puede interesar: 

Seguimiento en tiempo real de cargas de comercio exterior

Comercio exterior: situación y perspectivas a nivel global

 

 

 

 

Redacción Énfasis Logística


Notas relacionadas

Te podría interesar