Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

¿Cómo reiniciar y sincronizar cadenas de suministro?

 |   16 de abril del 2021
¿Cómo reiniciar y sincronizar cadenas de suministro?

Por: Marcela Vincenti (*)

Según un informe elaborado por Deloitte, durante la primera fase de la pandemia, denominada impacto, se ha propagado una actitud reactiva, que es una fase de respuesta, un periodo en el que la empresa actúa en el presente para preservar el negocio. Una vez organizados los recursos y establecidas métricas capaces de evaluar daños y consecuencias. Iniciaría un tramo de recuperación, para encarar el relanzamiento y recuperar la normalidad.

¿Qué efectos derivados de la pandemia pueden influir en las tercerizaciones logísticas? A continuación presentamos algunas de las conclusiones del informe elaborado por Deloitte Orchestrating the recovery of organizations and supply chains”, para tener en cuenta:

1.    Implementar procesos dinámicos de planificación de operaciones y ventas. La “próxima normalidad” requerirá un enfoque mucho más integrado e iterativo de los procesos de S&OP. La organización comercial desempeñará un papel de liderazgo fundamental en la comunicación de las prioridades del cliente a la organización de la cadena de suministro. Y las consideraciones de flujo de caja nunca han sido más importantes: serán una limitación importante a considerar en las decisiones de la cadena de suministro y en los planes de reconstrucción del inventario. El ciclo de retroalimentación y el análisis de escenarios deberán ser rápidos.

2.    Centrarse en la gestión de las limitaciones de la cadena de suministro, de un extremo a otro. Una buena gestión de las limitaciones significa crear un plan para gestionarlas y comprender su impacto en el rendimiento financiero y evitar la pérdida de oportunidades. A medida que cambian las restricciones, se realizan ajustes al plan de negocios para que se mantenga alineado con el plan financiero y se mantenga en el camino para lograr una rentabilidad y un flujo de caja consistentes.

  1. Mejorar las capacidades de implementación de inventario dinámico. Dentro de la red de distribución de una empresa, los clientes suelen ser atendidos desde un centro de distribución principal. El inventario en ese nodo de la red se optimiza en función de la demanda histórica, utilizando técnicas estadísticas para amortiguar la variabilidad de la demanda y la oferta para lograr el nivel de servicio deseado. Sin embargo, el entorno actual está lejos de ser normal, y la volatilidad del lado de la oferta y la demanda es mucho más alta de lo normal. A medida que el negocio se recupera, las empresas deben esperar desequilibrios de inventario en la red que requerirán una acción rápida para determinar cuándo se utilizará el inventario para satisfacer la demanda de un cliente.

4.    Asegurar la capacidad logística, considerando rutas y modos alternativos hacia y desde los mercados impactados. El período de recuperación puede estar marcado por flujos irregulares de bienes durante períodos prolongados a medida que las regiones emergen (o vuelven a ingresar) de períodos de cuarentena.  Algunas empresas ya se están anticipando y preparando para la disponibilidad y la demanda regional de activos logísticos. Además, las empresas resilientes anticiparán y planificarán partes de sus redes para volver a estar en línea más tarde que otras y crearán rutas logísticas alternativas.

5.    Revisar los costos y las implicaciones en los acuerdos de suministro. Los choques de demanda inducidos por COVID-19 han impactado los costos de las materias primas en casi todos los sectores de la economía, con precios considerablemente más bajos para materias primas de consumo generalizado como el petróleo, el gas natural, el cobre, el hierro y la resina plástica. Las organizaciones resilientes reducirán de manera proactiva sus costos para reflejar los cambios en los precios de las materias primas, mientras trabajan con detenimiento con los proveedores que pueden estar luchando para estar bien posicionados para las condiciones del mercado que los reciban en la “próxima normalidad”.

6.    Mejorar la visibilidad de la red de suministro. La coordinación del rebote requiere de un flujo de producto transparente y efectivo a través de cada nivel de la cadena de suministro. Esto implica asegurar una visibilidad adecuada desde los canales de venta hasta los puntos físicos, abriendo la posibilidad a una toma de decisiones más eficiente.

7.    Optimizar las fuentes de suministro alternativas. Incluso las redes de suministro bien concebidas han tenido problemas para operar a plena capacidad durante la pandemia, dadas las perturbaciones en todas las regiones. Es importante darse cuenta de que incluso cuando las regiones emergen de la pandemia, la fuerza laboral de los proveedores individuales podría verse obligada a reducir las operaciones o ponerse en cuarentena completa si el virus reapareciera en ciudades o lugares de trabajo específicos. Para los nuevos proveedores, que probablemente se convertirán en miembros más permanentes de la red de suministro, ahora puede ser un buen momento para revisar las consideraciones de impuestos, aduanas y aranceles de los nuevos flujos de la cadena de suministro.

(*)Gerente de Contenidos de The Food Tech.

Nota publicada en RevistA Énfasis Sudamenricana, edición Marzo 2021. Ingresá aqui.

Te puede interesar: 

El consumo estacional y su impacto en la cadena de suministros

 

www.mdcorreo

Redacción Énfasis Logística


Notas relacionadas
http://www.soportelogistico.com.ar/

Te podría interesar