Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Historia del Antonov AN-225, el gigante que batió todos los récords

 |   16 de noviembre del 2020


Durante los últimos meses, la compañía Antonov Airlines y su preciado AN-225 han sido fundamentales en vuelos de abastecimiento de material sanitario para afrontar la pandemia en distintas partes del mundo, como así también lo hacen actualmente sus hermanos menores AN-124, AN-114 colaborando en transportar camiones hidrantes de los bomberos en Estados Unidos y cargas de proyecto en Europa. Algunos de los países por donde ha viajado recientemente han sido: China, Alemania, Polonia, Ucrania, Dinamarca, Kazajistán.

Pero más allá de su gran colaboración en el escenario actual, remontaremos varias décadas atrás para entender cuál era la visión del fundador de la compañía, Oleg Konstantinovich Antonov, y cuál era la misión original de ésta nave.

Historia de una pasión

El 7 de Febrero de 1906 nacía en el pueblo de Troitsy, distrito de Podolka de la región de Moscú, el hijo de un ingeniero civil, quien tuvo sus primeros contactos con la aviación con el diseño de cometas y aviones de papel en su niñez. Sin lugar a duda, los estudios de su padre sobre cálculos y mecanismos fomentaban un nexo futuro con sus próximos objetivos: el desarrollo de aviones inolvidables que hoy en día siguen vigentes en el espacio aéreo.

En 1912 la familia Antonov se mudó a Sarátov, donde Oleg cursó en el colegio técnico local, y también dedicó mucho de su tiempo libre en el aeropuerto local de la ciudad. A los diecisiete años de edad, fundó el Club de Aviación Amateur y la Organización de Amigos de la Fuerza Aérea. Ese año también diseño el OKA-1 Голубь (Golub) = Paloma, un planeador que terminó de fabricarse en 1924 y que fue galardonado gracias a su diseño e innovación en el 2° Concurso de La Unión en Kotkebel.

Oleg Antonov ha sido un incansable estudioso de la materia, quien combinó su carrera de diseñador con actividades sociales, culturales, socioeconómicas y docentes. A su vez, es autor de tres libros y más de 200 publicaciones científicas dedicadas a diversos problemas de diseño. Entre sus publicaciones destacamos: “¿Por qué necesitamos planeadores?” y “Los modelos de papel del planeador más simple”. Sin dudas, un personaje que podríamos desarrollar extensamente y, aún hoy en día, deslumbrarnos con todo lo que ha aportado al mundo de la aviación, tanto para el transporte de cargas como de pasajeros.

En la década de 1980, con Oleg ya retirado de la actividad, la Unión Soviética desarrolló el gigantesco avión carguero que lleva su nombre y, hasta el día de hoy, nadie ha podido superarlo; su peso máximo de despegue es de 640.000 kg y su amplio espacio de carga en su bodega lo posicionan como una gran alternativa para cargas críticas. Lamentablemente, Oleg fallecido en 1984 y no pudo ver el vuelo de bautismo de ésta aeronave que se dio el 21 de Diciembre de 1988 y al año siguiente fue presentado en el Salón Aeronáutico de Paris, en Junio de 1989.

Un gigante solidario

El fin de éste avión era movilizar transbordadores espaciales soviéticos; su notable diseño con 84 m de largo, 88 de envergadura y unos 18 metros de alto, le permitían cargar los desarrollos espaciales de manera óptima. En su interior nos encontramos con una cabina totalmente sellada de 43 m de largo, 6,4 m de ancho y unos 4,4 m de altura. Sus seis motores, su capacidad de carga de 250 Tn, una velocidad operativa de 850 km/h y una tripulación de seis miembros, le permiten dar servicios de traslado de locomotoras, generadores, transbordadores, vehículos y cargas voluminosas urgentes. El peso máximo al despegue (MTOW) es de 640 toneladas. Ésta cifra se obtiene de sumar el peso en vacío del avión, el peso de toda la carga útil y el 100% del combustible.

Datos Técnicos Antonov AN-225                                                           

  • Longitud 84 m
  • Envergadura 88,4 m
  • Altura 18,1 m
  • Peso en vacío 285 kg
  • Peso máximo en despegue 640 Tn
  • Capacidad de combustible 300 Tn
  • Velocidad máxima 850 km/h
  • Velocidad crucero 800 km/h
  • Alcance 400 km con el máximo de combustible
  • 4000 kilómetros con 200 toneladas de carga

Nikolay Kaláshnikov, ingeniero que estuvo a cargo del proyecto, detalló que si bien fue un proyecto muy costos (no se sabe el monto total), la idea de su creación fue la de ahorrar costos.

Había que transportar el transbordador Buran desde Moscú hasta el sur de Kazajistán, pero construir una carretera que cruzara ríos y los montes Urales no parecía la mejor alternativa. ¿Había alguna propuesta mejor? Un avión de carga.

Diseñado para poder transportar 200 Tn en su exterior, ha transportado la nave espacial Buran en catorce vuelos; sumando un total de 28 horas 27 minutos de vuelo. Algunos de los aeródromos donde se desempeñó en aquellas épcas fueron Gostomel, Akhtoubinsk, Baikonour, Borispol, Vnukovo, Yelizovo, Ramenskoye, Chkalovskaya, Khabarovsk. Sin embargo, tras el colapso de la URSS, la financiación de los programas Energiya-Bouran se terminó y el proyecto se detuvo.

El AN-225 dejó de brindar servicios en 1994, pero unos años más tarde, en 2001, volvió nuevamente a despegar para vuelos comerciales y sanitarios. Desde entonces ha colaborado ayudando en zonas afectadas por desastres naturales, como el terremoto de Haití en 2010; y el terremoto y posterior tsunami de Japón en 2011; y actualmente en la pandemia del COVID-19.

Especialista en grandes cargas

Prácticamente el 99,5 % de las cargas pueden ser transportadas por el Boeing 747, pero existe un mercado que hace que éste avión sea un excelente aliado a la hora de transportar mercadería extremadamente grande o sumamente pesada o crítica.

El interior del Antonov AN-225 cuenta con un sistema de rampas OTG-120M fabricado por la aerolínea, que son utilizadas para cargar piezas de hasta 200 toneladas. También cuenta con rampas OPKG-50 destinadas a cargas de gran tamaño y pesadas (hasta 50 toneladas) y rampas OZDKG destinadas a cargar vehículos largos, como podría ser un colectivo o camiones de gran porte. A su vez, cuenta con grúas de carga que soportan hasta 30.000 kilos y un sistema de carga para transportar helicópteros u otras aeronaves que son también de su especialidad.

¿Alguna fábrica automotriz y un coleccionista necesita transportar vehículos? No hay problema, el Antonov AN-225 puede configurar un sistema rack de dos pisos que permite cargar hasta 50 coches en dos niveles. En la página de la aerolínea se detalla que está sujeto a las dimensiones y el peso del vehículo, y que los automóviles se pueden conducir hasta su posición de almacenamiento.

Por último, existen intereses chinos en fabricar más de éstas unidades para colaborar en el lanzamientos de satélites artificiales y transporte de gran cantidad de pasajeros; pero es bueno recalcar que hace décadas hay un Antonov 225 inconcluso en un hangar en las afueras de Kiev a la espera de su culminación y la inyección de tres años de trabajo y 700 millones de dólares.

Aprovechamos la ocasión para agradecerle a Antonov Airlines por las imágenes e información suministrada, quienes luego de un contacto telefónico con su sede central en Ucrania lograron enviarnos valiosa información para poder redactar ésta nota.

Ya saben, si precisan mover carga sumamente pesada, extremadamente voluminosa y urgente; acá tienen el transporte acorde que está en condiciones de hacerlo. Será cuestión de consultar disponibilidad y costos al personal de la aerolínea Antonov Airlines.

Por Federico Manjón (*)

(*) Ing. Especialista en Logística Integrada


Notas relacionadas

Te podría interesar