Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Ciencia de Datos para combatir el hambre y la malnutrición

 |   15 de mayo del 2020

A partir de la implementación de tecnología en la cadena de abastecimiento, la empresa social Nilus logra llevar adelante un esquema rentable de asistencia alimentaria para quienes más lo necesitan. La eficiencia de la ciencia de datos es la clave que les permite comprar productos a buenos precios y llegar, minimizando los costos, a distintos comedores, bajo un esquema que al ser rentable garantiza su continuidad en el tiempo.

En el mundo, cada año, más de 3 millones de niños menores de 5 años mueren de desnutrición o por causas relacionadas con la misma.

En Latinoamérica y Caribe, 1 de cada 5 niños y niñas menores de 5 años no tienen un adecuado crecimiento por problemas de malnutrición.

En Argentina, tres de cada 10 niños padecen hambre o malnutrición.

Asimismo, sólo en Argentina se desperdician 44 toneladas diarias de alimentos aptos para consumo.

Nilus es una empresa social que tiene como misión combatir el hambre y la malnutrición con profesionalismo y tecnología. Para lograrlo, utilizamos tecnologías de data science como Big Data, tableros de visualización, geolocalización y algoritmos de optimización de rutas para rescatar alimentos que están a punto de desperdiciarse, comprar alimentos a través de compras colectivas y llevarlos lo antes posible a comedores sociales que los necesitan. Pero lo más importante, es que contamos con un equipo altamente profesional compuesto por egresados de prestigiosas universidades, y con varios años de experiencia en el sector de tecnología, food waste y comercio..

Solidario y rentable

Personalmente, me uní a Nilus en el 2018 como CTO principalmente convocado por mi expertise en el área de tecnología y logística y motivado por el afan de dejar un mensaje a mis alumnos: se puede hacer una empresa rentable y ayudar a los más necesitados. Este mensaje es el que a mi me hizo tomar la decisión de involucrarme por completa, es la rebeldía de desafiar al sistema con una propuesta tan innovadora y tan buena, que hasta los pobres nos van a pagar por el valor que les generamos incluso generando una renta. Volveré sobre este punto más adelante.

En 2015, fundé GreenCode Software con Sebastián Alonso, una compañía de software especializada en tecnlogía de logística  y data science, que trabaja para grandes marcas de consumo masivo.

A partir de esta experiencia, fui convocado por Ady Beitler, emprendedor uruguayo y co-fundador de Nilus para formar parte de un equipo en marcha pero joven aún.

Entre las primeras tareas que realizamos fue armar un equipo con profesionales de Greencode y de la Universidad  Austral, donde me desempeño como profesor de Ciencia de Datos en la Facultad de Ingenieria.

Hoy, la plataforma es usada por los Bancos de Alimentos de la ciudad de Mar del Plata,  Cáritas, organizaciones comunitarias en Villa Itatí y La Matanza, contamos con presencia en Uruguay y Puerto Rico donde ingresamos junto la fundación Bill Clinton, Marriot, también en San Pablo y pronto estamos abriendo operaciones en Mexico en las ciudad de Yucatán, Chihuahua, y DF.

Tecnología para una coordinación rápida y efectiva

Realizamos acuerdos con Walmart, Granja Tres Arroyos y con el Mercado Central de Buenos Aires donde  a partir de las donaciones que realizan una docena de puesteros, logran rescatar por día 1,5 toneladas de alimentos por día y llevarlas a distintos comedores en la Capital Federal y el Conurbano.

Nuestro foco es trabajar con alimentos frescos como carne, verduras y frutas que son los de mayor calidad alimenticia y no suelen ser donados porque se echan a perder rápido.

No contamos con depósitos, la clave es procesar la información sobre oferta y demanda de alimentos y transportes disponibles al instante, para realizar las entregas en cuestión de horas.

En cuanto al modelo de pricing, no cobramos por los alimentos donados, sólo cobramos la logística en el caso que se lo requiera. Sí cobramos en los productos que compramos y ofrecemos en la plataforma de productos.

Nuestra plataforma de gestión de productos funciona similar a un ERP, consolida los productos, gestiona los comedores sociales que son nuestros únicos posibles compradores, gestiona los proveedores, cuenta con reportes, gestión de ordenes realizadas, planificaficación de viajes, choferes, etc. Lo necesario para gestionar la operación de cada región desde los proveedores, pasando por las ventas y logística, hasta la entrega a los comedores.

Los comedores cuenta una app mobile que les permite ver las ofertas y productos disponibles para realizar las compras. El pago es 100% digital también.

Para la logística contamos una app que utilizan los choferes donde nos permite tener el seguimiento de la mercadería y entrega.

Luego, toda la data generada por los sistemas es enviada a una solución cloud que hace las veces de data warehouse donde hoy le montamos los dashboards de métricas, performance y trazabilidad. También elaboramos reportes de impacto para proveedores, donantes e inversores de forma recurrente.

Solidaridad sostenible

A medida que la plataforma crezca en número de usuarios y volumen de datos, evaluamos aplicar Inteligencia Artificial para que, a partir del historial de compras, pueda predecir las necesidades de cada comedor comunitario,  asistir a sus organizadores en la planificación de menúes equilibrados con frutas, verduras de estación y alimentos disponibles para donar. También estamos incorporando soluciones de optimización de rutas y planificación logística para facilitar las tareas de los operadores logísticas y reducir los costos de delivery.

Como comentaba al principio, la propuesta de Nilus es lograr que las personas en necesidad coman mejor. Para resolver este problema, usamos la eficiencia en procesos que implica profesionales de prestigio y tecnología acorde. Por supuesto que cobramos por lo que hacemos porque necesitamos que la malnutrición se resuelva de manera sostenible y no a base de donaciones  esporádicas o buenas voluntades pasajeras, que son necesarias pero no escalan. La eficiencia es la clave: buscamos lograr que nuestra oferta de productos sean significativamente más barata que cualquier proveedor de mercadería y nos enfocamos exclusivamente en las personas en necesidad. De esta forma, con lógica de mercado, estamos cambiando Pilar, Buenos Aires, Argentina y el mundo.

(*) CTO Nilus, Co-Foundador GreenCode, Prof. de Ciencia de Datos, Facultad de Ingeniería Universidad Austral.


Notas relacionadas

Te podría interesar