Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

RR.HH. ¿Se puede lograr un equilibrio adecuado entre la confianza y el control?

 |   16 de junio del 2021


El uso de herramientas tecnológicas y la multiplicación de éstas al interior de las compañías es una realidad que se acentuó con la pandemia. Como parte de esta digitalización, cada vez son más los colaboradores que para trabajar utilizan smartphones, tablets o computadoras portátiles. Este fenómeno junto con el auge del trabajo a distancia plantea varias cuestiones para las compañías sobre las opciones disponibles en el mercado, como correo, sms, mensajería instantánea (interna o externa a la empresa) y videoconferencias; a la par del reto de generar certidumbre en los empleados y supervisar su trabajo simultáneamente.

Al respecto Meta4 A Cegid Company, considera que en el contexto actual surge la preocupación sobre cómo gestionar a unos empleados cada vez más conectados y los principales temores de las empresas pueden traducirse en la imposibilidad de monitorear el trabajo, labores, proyectos o dificultades para llevar a cabo las tareas así como también, la fuga de información sensible por el incremento en la disponibilidad de herramientas digitales. Además, existe un temor a la procrastinación, falta de concentración y retrasos en entregas.

Las herramientas digitales permiten a los managers monitorear las acciones de sus equipos, sin embargo, un mayor control, puede tomarse como vigilancia excesiva a los colaboradores, trayendo graves consecuencias, tanto para la empresa como para los empleados.

Por un lado, los empleados se pueden sentir excesivamente supervisados y frustrados en su trabajo, con falta de autonomía, pérdida de motivación, disminución de su implicación con la empresa, sensación de vivir en un ambiente perjudicial, miedo a tomar iniciativas, e incluso, deseo de abandonar la empresa poniendo en riesgo todo plan de retención de talento que la compañía esté realizando.

Por otro lado, la empresa experimentará una disminución en la productividad y su imagen de marca se resentirá, pudiendo repercutir negativamente en su operación y productividad, así como en la contratación de nuevo talento, debido a su reputación.

Pero ¿cómo se logra un equilibrio entre confianza y supervisión del trabajo? Algunas medidas para eliminar situaciones de bloqueo y evitar la sensación de vigilancia son:

  1. Protegerse de los riesgos asociados a las herramientas digitales, como ataques informáticos, o el acceso a los servicios de la empresa, mediante sistemas de doble autenticación, así como sensibilizar a los empleados con respecto a los riesgos en contraseñas, piratería informática, e intentos de phishing.

  2. Supervisión del trabajo de forma prudente, como tiempo libre en casos de teletrabajo, la utilización de una red social corporativa, favorecer el apoyo frente a la desconfianza. Así como comentarios o feedbacks periódicos sobre el progreso de las tareas y los debates de la organización del trabajo.

Es muy importante ser conscientes de que una de las ventajas de la tecnología es facilitar y mejorar procesos, y que en casos como el planteado, el uso de herramientas que permiten hacer un seguimiento del trabajo de forma eficaz y razonable para trabajar en equipo y visualizar la evolución de los proyectos, así como definir prioridades y asignaciones, sin lugar a duda ayudará a mejorar la gestión y relación con los colaboradores, y se reflejará en los resultados de la compañía.

Te puede interesar: 

RRHH: la mirada puesta en el bienestar del talento

RRHH ¿Qué no cambió la pandemia?

 


Notas relacionadas

Te podría interesar