Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Realidades y acciones logísticas para 2021-2025

 |   12 de noviembre del 2020


Lamentablemente, los ciclos económicos en Argentina tienen un “alto factor de recurrencia” y por lo tanto las estrategias definidas suelen tener una duración efímera. La pandemia que aún estamos transitando ha transparentado muchas debilidades en nuestros tradicionales modelos de gestión empresarial incluyendo también los referidos a la actividad logística, al sumarse a la situación económica presente en sus inicios y con la que venimos conviviendo desde hace más de 10 años.

No obstante, la necesidad de hacer el ejercicio de análisis, valoración y toma de decisiones es permanente e imprescindible. Más aún reconociendo que esta crisis nos expondrá a actuar más rápidamente para poder retomar el nivel de negocios que el país requiere.

Logística colaborativa para superar la crisis

La estructura empresarial de la Argentina esta mayoritariamente conformada por empresas Pyme tanto en cantidad como en puestos de trabajo. Serán las que requieran mayor atención para que consigan su recuperación post pandemia. El país también necesita crecer, generar divisas a partir de la exportación y sin dudas muchas Pymes deberían interpretar la nueva realidad y actuar con anticipación, replanteando la estrategia y la gestión de la empresa frente al nuevo escenario.

Las nuevas realidades económicas, la disminución generalizada de volúmenes de cargas, y las diferentes velocidades en la recuperación de algunos negocios, dará impulso a la necesidad de compartir servicios, intercambiar experiencias, aprovechar fortalezas, y consolidar cargas entre diversas empresas, sean o no competidoras entre ellas.

Te puede interesar: La sostenibilidad gana terreno impulsada por la optimización de costos

A esto se lo suele denominar como “procesos colaborativos”. Esta será una de las modalidades operativas con nuevos modelos de negocios, que llegaron para quedarse. Algunos sectores podrán sobrellevar la crisis aun con grandes esfuerzos de todo tipo, y otros se verán afectados por el descenso en consumos no prioritarios en un contexto de economías más empobrecidas.

En virtud de las numerosas interpretaciones de lo “colaborativo” en los negocios, y en particular en la logística, en el ámbito del Foro Logístico Buenos Aires hemos decidido asumir la siguiente definición: “Logística colaborativa consiste en compartir operaciones y/o recursos y/o servicios entre distintos actores de una o de distintas redes de suministro, sean estas competidoras o no, a efectos de mantener o mejorar el nivel de servicio logístico, con disminución de su costo y aumento de la flexibilidad operativa”.

Los “procesos colaborativos” entre cadenas industriales-logísticas que retomarán sus negocios en forma muy diferente, pondrán en marcha tareas de estandarización de procesos y desarrollos de tecnología que habilitarán la conectividad entre los distintos jugadores dentro de nuestro ámbito geográfico como a nivel internacional. Será momento entonces de elaborar estrategias de “asociatividad” entre actores económicos, conformando “clústers” productivos-logísticos con fuerte soporte técnico, facilitación de gobiernos y apoyo del sector privado.

Por otra parte, se está hablando mucho en el mundo de la necesidad de tener menor dependencia de provisión desde importantes países asiáticos.

La pandemia deja como experiencia la necesidad de tener cadenas productivas-logísticas más cortas, más agiles y más seguras. Por eso se piensa en la relocalización de fábricas más cerca de los puntos de consumo. La tendencia al “near sourcing” parece tomar forma en un contexto con un menor grado de globalización económica.

Potenciar la producción Pyme

Nuestro país tiene alto potencial para el desarrollo de productos agroindustriales con origen en varias de nuestras economías regionales, especialmente teniendo en cuenta la gran proporción de empresas Pymes en cada una de ellas, que van a tener demandas preferenciales en el mundo. Tenemos que conseguir focalizar en ese sector agroindustrial para “despertar” la capacidad productiva. Es la gran oportunidad ahora de pasar a ser “el granero del mundo” a que se nos reconozca como “el supermercado del mundo”. Especialmente teniendo en cuenta esas tendencias: procesos colaborativos y “near sourcing”.

De la mano de creativas políticas públicas para la facilitación del desarrollo de manufacturas regionales, será necesario el soporte de fuertes operadores logísticos regionales, capaces de integrar cargas, asegurar conectividad multimodal para conseguir una verdadera “regionalización de la economía productiva-logística”.

Las Pymes regionales, constituidas en clúster regionales formarían un “segundo escalón de exportación”, detrás de las típicas grandes cadenas de producción de agrograneles (soja, maíz, harinas, aceites), que son sin duda el principal motor para el ingreso de divisas al país.

Te puede interesar: Los desafíos de la industria en la post pandemia

Estamos proponiendo avanzar hacia una alianza estratégica permanente entre un grupo limitado y claramente definido de empresas independientes que colaboran para alcanzar objetivos comunes de corto, mediano y largo plazo, orientados hacia el desarrollo de la competitividad de los distintos participantes.

Siguiendo entonces las definiciones del prof. Marco Dini (CEPAL 2010) será oportuno aplicar:

a) “Economías de concentración“: Efecto de atracción hacia proveedores de insumos y profesionales especializados.

b) “Ventajas de especialización”: Aprovechamiento de economías de escala que las empresas no podrían alcanzar en un escenario de diversificación de las funciones productivas.

c) “Ventajas de integración”: Estado superior de articulación que posibilita el intercambio de experiencias, la ampliación de redes de contactos y el desarrollo conjunto de conocimientos estratégicos.

Si conseguimos fortalecer esa importante cantidad de empresas, iniciándolas en el comercio exterior regional en primera etapa, lograríamos darles sustento propio, generación de nuevos puestos de trabajo, disminución de subsidios, y daría lugar a una necesaria reforma fiscal y laboral para adecuarnos a los nuevos tiempos.

Por Jorge Tesler (*)

(*) Coordinador del Foro Logístico Bs. As. Consultor Especializado en Infraestructuras y Procesos Logísticos. Miembro del Advisory Board del Smart Freight Center.

Te puede interesar:


Notas relacionadas

Te podría interesar