Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Convivir con el Riesgo, a un Costo Planificado

 |   13 de octubre del 2020


Finalmente, el riesgo se adueñó del contexto. Esta Pandemia que estamos viviendo, en mayor o menor medida en cada uno de nuestros países, nos muestra o nos hace cuestionar de manera muy clara algo muy simple. ¿Tienen las compañías una estrategia o un plan para mitigar los riesgos que afectan a las disrupciones en la Supply Chain?

 

Los hechos pueden demostrar que el #COVID19 comenzó en China en noviembre de 2019, en Europa en enero de 2020 y en Latam en febrero de 2020; y algunas  compañías están (en este momento) viendo cómo mitigar las disrupciones, con resultado frustrante y sin capacidad de reacción. Hubo días, o meses, de señales.

Los distintos países han adoptado diversas estrategias para enfrentar la pandemia:

  1. Cuarentenas mínimas y flexibles:En este caso, se ha intentado reducir el impacto en la rutina diaria de los ciudadanos, al mismo tiempo que se toman medidas para enfrentar el aspecto sanitario. Los flujos de materiales sufren variaciones mayores a las habituales, y potencialmente alguna interrupción en el abastecimiento.
  2. Cuarentenas estrictas y severas:Aquí se limita la circulación de ciudadanos, bajo la premisa de que esto minimiza el impacto sanitario. Desde el punto de vista del flujo de materiales, los flujos e Inventarios se tensan, varían bruscamente y se interrumpen frecuentemente.

Cualquiera haya sido el enfoque de los distintos países, ambas estrategias han impactado en los flujos de abastecimiento y de inventarios. Variaciones de flujos con extremos de interrupciones y altas variaciones del Inventario son el contexto corriente, y por varios meses más.

La Nueva (A)Normalidad

Mucho escuchamos sobre la Nueva Normalidad, principalmente pensando en la era post #COVID19. Los que estamos acostumbrados a transitar contextos cambiantes, debido a cuestiones políticas, económicas y culturales, dadas en los países que vivimos y trabajamos, estamos en busca de la normalidad desde hace tiempo. Y apenas llega se vuelve a transformar en otra Nueva Normalidad. Por esto, vivimos en un estado permanente de anormalidad (visto como la sucesión de nuevas normalidades transitorias) que actualmente está afectando a países acostumbrados a normalidades duraderas y cambiantes en ciclos largos (aunque cada vez más cortos).

Te puede interesar: El equilibrio entre la eficiencia y el control interno

Llevando esto a nuestra área de expertise de Supply Chain, hace algunos años hablamos de Flexibilidad, Agilidad, Resiliencia y otras palabras asociadas a adaptabilidad a los hábitos de los clientes o consumidores. La Nueva ANormalidad es un contexto que llegó para quedarse por un tiempo más, y nos obligará a plantearnos la eficacia de los modelos operativos actuales, y no tanto la eficiencia de estos.

Los modelos operativos de alta estandarización, productividad y bajo riesgo están siendo sometidos a discusión (sino a la obsolescencia), dado que el contexto actual requiere adaptarse a cambios muy rápidos y sucesivos. Sin margen de error.

Plan de Contingencia

Respecto de tener un plan de contingencia, que mapee todas las variables que identifican al riesgo, generalmente cada compañía se prepara (formal o informalmente) para la problemática local: Piquetes, lock-outs, paros, huelgas, desastres naturales, cortes de ruta, ausentismos elevados, feriados, días no laborables, eventos públicos. En nuestra experiencia, notamos que frecuentemente los planes son basados en la reacción inmediata; y son los menos los que monitorean previamente el riesgo de que estos eventos disruptivos potenciales se conviertan en realidad. Se actúa cuando ya llegaron y como se puede. Malgastando tiempo, recursos y consiguiendo resultados flacos, o a veces nulos.

El momento actual no da más lugar a dilatar la necesidad de involucrar los temas de Riesgo en la Estrategia de Supply Chain. Si no se hace, el costo lo pagará el negocio.

Colaboración, Tercerización, Operación Propia: No llevarse por el Corto Plazo, ni las modas. Este contexto es realmente adecuado para que las compañías se replanteen estrategias en sus Operaciones Logísticas. Por propia decisión, o porque la realidad se impone. Eliminar el Riesgo directo de Costos Fijos y/o la absorción de picos en flujos muy inestables puede dar lugar a pensar en una tercerización de operaciones, o pensar en Logísticas Colaborativas.

Estas últimas, las colaborativas con otras compañías, implican un exhaustivo análisis para encontrar el socio adecuado. La mayoría de las intenciones no pueden llegar a concretarse, pero eso no implica que en algunos casos sea una excelente opción.

Te puede interesar: Estrategia empresarial ante el covid-19

Por el contrario, flujos más estables (independientemente de ser bajos o altos, mayores o menores que los actuales) pueden dar lugar a operaciones propias eficientes. Estos factores se suman a muchos otros cuantitativos, cualitativos, riesgos, cadenas de valor. Muchas compañías han cambiado de estrategia logística durante su vida. Generalmente los grandes cambios de contexto traen grandes cambios de estrategia. El contexto actual puede ser uno de esos momentos. O no. Pero vale la pena contestárselo.

Lo importante, a mi criterio, es no lanzarse a tomar decisiones estratégicas sin la metodología adecuada, y sin recorrer todos los pasos necesarios; de modo de llegar al final del camino, estando seguros de haber recorrido el trayecto completo.

En los tiempos que corren sigue vigente el concepto de “La supervivencia del más apto (para adaptarse a los cambios)”.

(*) El autor es Naming Partner; Di Capua & Ochner – Supply Chain Consulting. 

Te puede interesar:


Notas relacionadas

Te podría interesar