Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Dachser: “El objetivo hoy es acelerar los procesos”

 |   21 de julio del 2021


Por: Marcela Vincenti (*)

Frank Habermann, Managing Director de Dachser Chile Services Spa, dialogó con Énfasis Logística Sudamérica sobre los desafíos de la cadena de suministro a partir de la pandemia, con foco en la realidad chilena.

Cuellos de botella en el equipo de contenedores, escasez de barcos y falta de conexiones de aviones de pasajeros, son algunos de los problemas a solucionar a diario, según analizó Habermann. Y remarcó que el objetivo en la logística internacional, debe ser acelerar procesos como: la comunicación, las reservas, la liberación de contenedores, y a la vez hacer uso de la tecnología.

Cuerpo: Marcela Vincenti: ¿Cómo evalúa la realidad logística de la región chilena y sudamericana a partir de la pandemia?

Frank Habermann: Para Chile, hay que recordar que el cambio comenzó con la crisis social de octubre de 2019, donde la vida pública en todo el país se vio significativamente afectada. Inmediatamente se añadió la pandemia global. El comportamiento de los consumidores y también el mismo consumo de los chilenos ha cambiado completamente. Las restricciones iniciales y los cierres de las tiendas habían provocado un cambio drástico. Especialmente en el sector retail, hubo una gran caída al principio.

A lo largo de los meses, por supuesto, los chilenos siguieron descubriendo el comercio electrónico por sí mismos, aunque las cifras no se corresponden con las cifras anteriores a la crisis y la pandemia, pudieron recuperarse, como mínimo. Sin embargo, las cifras están muy por debajo del nivel habitual. Esto es también el resultado del creciente temor de que la población pueda seguir alimentándose en la pandemia y alimentar a sus familias.

El Estado ha liberado enormes recursos para ayudar a la población en esta crisis, tal como lo han hecho en casi todos los demás países del mundo. Por supuesto, el impacto de estos apoyos será extremadamente significativo en los próximos años. Estas crisis siempre traen oportunidades y, sobre todo ahora por ejemplo, en los suministros médicos y la industria alimentaria, estamos viendo un aumento. Además de las competencias básicas del país, como la minería (cobre y litio), la crisis requiere centrarse en estos nuevos sectores, y la flexibilidad es el camino hacia el éxito.

M.V: ¿Qué consideraciones especiales podría remarcar en Chile?

FH: Con el inicio de la crisis y la pandemia, el Estado creó posibilidades para simplificar los procesos en logística, como la presentación de documentos originales, que habrían sido imposibles en la época de la oficina en casa. Hoy en día, los despachos de aduanas se pueden registrar con copias, esto ofrece a los empleados la oportunidad de llevar a cabo todos los procesos desde casa. Para ello, era necesario permitir que los empleados tuvieran los requisitos técnicos previos.

M.V: ¿Cuáles son los desafíos en la cadena de suministro hoy en día?

FH: El mayor desafío en el mundo y en Chile, hoy en día, son los cuellos de botella en el equipo de contenedores, la escasez de barcos y la falta de conexiones de aviones de pasajeros. En el transporte aéreo, en particular, una gran parte de la carga es normalmente transportada por aviones de pasajeros. Por supuesto, hubo un aumento de vuelos chárter y aviones cargueros, pero están lejos de ser capaces de compensar esta falta de capacidad. Nosotros, como Dachser, fuimos capaces de responder de manera muy flexible a los desafíos. Junto a la Gestión global Aérea pudimos llevar a cabo operaciones en nombre de la compañía, principalmente en los tráficos de Asia hacia Europa y América.

M.V:¿Qué soluciones logísticas de vanguardia, impulsadas por la tecnología, podrían hacer frente a estos desafíos

FH: El objetivo en la logística internacional debe ser acelerar los procesos, como la comunicación, las reservas, las liberaciones de contenedores y, por otro lado, tenemos que aumentar la utilización y crear puntos de consolidación. Estoy seguro que también en la logística aérea y marítima el uso de tecnología y de aplicaciones entre consumidor, agentes, navieras y aerolíneas, habrá aumentado en los próximos años para lograr precisamente eso. Los puertos y aeropuertos deben ser llevados constantemente al último nivel técnico.


M.V:¿Cómo calificaría la actividad logística desde Chile hacia otros continentes? ¿Qué avances y acuerdos podría destacar?

FH: Históricamente, Chile siempre ha sido un país orientado al transporte marítimo. Con su costa de 4.000 kilómetros de largo se puede llegar a casi cualquier parte del país por transporte marítimo. Se está trabajando en la próxima expansión de sus puertos marítimos.

Chile importa mucho del extranjero, pero algunos productos básicos de exportación  muestran tasas de crecimiento extremas cada año, como el cobre, el litio, el vino, la madera, los perecederos y el salmón. Para ello, el país también está trabajando constantemente en la expansión de las posibilidades logísticas.

Además de la ampliación de sus puertos y del aeropuerto de Santiago, también se amplían las posibilidades y modernización del transporte ferroviario. Especialmente en el campo de la logística multimodal, estas medidas aliviarán las redes de carreteras increíblemente limitadas, tanto para el sector de carga como para las personas que viajan desde y hacia Santiago, todos los días. Por último, pero no menos importante, esta acción ayudará a reducir los niveles de emisiones en Chile y, especialmente, en Santiago.

(*) Gerente de Contenidos de The Food Tech.

Te puede interesar: 

 

Redacción Énfasis Logística


Notas relacionadas

Te podría interesar