Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Comex: ventajas de la tecnología para la aduana

No es novedad que en los últimos años los avances tecnológicos cambiaron no sólo la forma de comunicarnos sino también, provocaron una revolución en el aspecto laboral. Lo que fue coronado con la llegada de la pandemia del Covid-19. En lo concerniente al Comercio Exterior, la búsqueda de mercados, es uno de los aspectos en que más se nota el cambio.

 |   22 de septiembre del 2021
Comex: ventajas de la tecnología para la aduana

Por: Guillermo D. Gomez Baiardi (*)

En lo que concierne a la operatoria aduanera, anteriormente había que contratar estudios, en países seleccionados a ser abordados, a fin de que hagan en nuestro nombre una selección de posibles compradores y se nos indicara las normas y requisitos necesarios, para poder introducir nuestras mercaderías. Esto muchas veces ocasionaba tiempos y gastos importantes, en cambio hoy, con el flujo de información disponible el tiempo real, el interesado mismo no sólo puede conseguir en tiempo real el contacto del posible comprador, y los valores de transacción, sino también tomar conocimiento de las opiniones a través de las redes sociales y formarse inmediatamente un perfil que determinará si justifica contactarlo.

Otro aspecto revolucionario para el sector, es la localización de las cargas en forma inmediata, ya sean barcos o aviones. Esto brinda una ETA mucho más precisa que nos permite minimizar errores de cálculo en los cash flow y en los programas de fabricación.

Ya centrándonos más específicamente en Argentina, donde hubo reformas casi invisibles que simplificaron procesos,  se redujeron costos y se mejoró la planificación.

 Operadores aduaneros y las Aduana

Para los despachantes, los importadores, exportadores, los agentes de transportes, etc. La inclusión de la tecnología en sus procesos cambió radicalmente. Si bien hace algunos años la Aduana comenzó con la implementación del programa llamado ADUANA SIN PAPELES, que en su fase final, implicaba que todo se haría en forma digital y que sólo habría que presentarse físicamente papel, en el servicio aduanero para el ingreso o egreso de las mercaderías. Esto venía avanzando en forma sostenida durante la gestión Estatal anterior, pero la llegada de la pandemia  aceleró los tiempos  y hoy se puede afirmar que prácticamente todos los trámites ordinarios, se realizan en forma digital.

Las intervenciones de terceros organismos a fin de cumplir con las restricciones paraarancelarias exigidas para las importaciones y exportaciones como por ejemplo artículos eléctricos, impresos, aceros, alimentos o envases a estar en contacto con estos, ahora pueden hacerse a través de la plataforma de Trámites a Distancia (TAD). Ante un error en la declaración aduanera ahora es posible liberar la mercadería aportando una póliza de caución por el importe de la multa, más económica que antes, cuando sólo era en efectivo.

Gracias a la implementación de la Ventanilla Única del Comercio Exterior (VUCE), obtener la información actualizada de todo lo relacionado con inscripciones y operaciones de importación, exportación y tránsito como por ejemplo los trámites para exportar productos como vinos y sus derivados, son más expeditivos y también se hacen de forma electrónica y la plataforma CIVUCE nos da acceso a las normativas que aplican para cada posición arancelaria relativas a los tributos y a las medidas arancelarias y paraarancelarios, no siendo necesario estar suscripto a páginas privadas.  Al ser todo informático, cobrar reintegros no solo es una realidad, sino que los plazos son de pocos meses, reduciendo estructuras administrativas.

Los importadores no tienen que preocuparse más en armar sus logísticas de forma retorcida y costosa para cumplir con el régimen de aduanas especializadas.

Y por último, los nuevos exportadores pueden canalizar pequeñas ventas al exterior sin estar inscriptos ante la Aduana, a través del programa “Exporta Simple”. Todo esto, a pesar de parecer insignificante, trae grandes beneficios al Comex argentino, aunque todavía faltaría ajustar algunos procesos.

(*) Despachante de Aduanas.

Nota publicada en RevistA Énfasis Sudamérica edición septiembre 2021. Ingresá aqui.

Te puede interesar: 

Comex: digitalización y transparencia de procesos

 

 

Marizú Olivera Orquera

Lic en Comunicación Social, redactora y periodista. Encargada editorial en Énfasis Logística 2021.


Notas relacionadas

Te podría interesar