Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Un arma contra la inseguridad

Son muchas las dificultades que el accionar del delito organizado puede generar en las operaciones logísticas. El robo de mercaderías en tránsito genera pérdidas que ningún seguro puede reparar, como es el caso del incumplimiento del servicio al cliente. El blindaje tecnológico es una herramienta efectiva para combatir la inseguridad, pero se debe analizar su viabilidad considerando el tamaño de la empresa.

Las empresas no sólo están basando su seguridad en la contratación de personas con perfiles idóneos y altamente confiables, sino también se han dado a la tarea de establecer estrategias operacionales haciendo uso de las tecnologías de vanguardia para su protección. 
El principio tradicional de la protección es el blindaje de los vehículos, es decir, dotarlos de materiales resistentes a su apertura y a la penetración de balas, equipándolos con accesorios para repeler un ataque o emprender la huida. Se utilizan cristales y acero a prueba de balas. Entre otros elementos, también se protege el tanque de gasolina, la batería, los neumáticos contra pinchaduras, y se agregan sistemas de defensa para lanzar gas irritante de piel y ojos en torno al vehículo, así como una sirena y luces estroboscópicas para llamar la atención en caso de ataque. 
En general, estos sistemas han demostrado ser muy efectivos, sin embargo, el costo para llevarlo a su generalidad y los tiempos de preparación son una limitante para la implementación de la gran mayoría de transportistas. Esto último, seguramente ha sido uno de los factores que han motivado el desarrollo de tecnologías de relativo bajo costo aplicadas al transporte, con el fin de salvaguardar la seguridad de los operadores, los camiones, mercancías y salvar la gestión de la cadena de suministro. Una somera revisión a la gran diversidad de sistemas de comunicación y tecnologías aplicadas al trasporte permite darnos cuenta de que el blindaje tecnológico del autotransporte es una realidad, y tiene como objetivo reducir los siniestros en la red carretera, a pesar del incremento relativo de los costos fijos por su adquisición, implementación, entrenamiento y mantenimiento.
DECISIONES Y DISPOSITIVOS INTELIGENTES CONTRA LA DELINCUENCIA
Si bien la utilización de la telemática y los dispositivos móviles de comunicación inicialmente se instalaron en camiones y remolques por razones de productividad, ahora predomina el tema de la seguridad, por ejemplo, la capacidad de georeferenciar las unidades de transporte permite enviar alertas cuando un camión sale de ruta a partir de la entrada y salida de las “geocercas” a lo largo de la ruta o en ubicaciones específicas, y reportar los eventos de cambio de estado de las unidades motrices y de carga, conservando un histórico de sus registros. 
Si se sospecha de un robo en curso, muchos sistemas permiten al responsable de la flota frenar de forma remota la velocidad del vehículo y apagar el motor, así como bloquear los frenos tanto para el tractor como para el semirremolque. 
Paralelamente a estos sistemas de rastreo, se han desarrollado dispositivos inteligentes, cerraduras y sensores que hacen un trabajo más completo, por ejemplo: estos dispositivos envían alertas para anunciar la apertura de puertas o desenganche del semirremolque, y pueden programarse para desenganchar o abrir las puertas en una ubicación predefinida por el usuario, esto es, los semirremolque contenedores sólo se abrirán en una geocerca o zona de operaciones autorizada, en caso contrario, se generan alertas para avisar al administrador de la flota y al cliente.
Las tecnologías más recientes permiten activar o desactivar las cerraduras de las puertas de la cabina o del botón de arranque de la unidad motriz. La solución en estos casos es mucho más confiable porque no hay cerrojo externo, es decir, son cerrojos que no pueden ser deshabilitados desde el exterior; es posible desbloquear la señal GPS, sin embargo, la carga permanece protegida porque el cerrojo no abrirá sin una validación o reconocimiento de los responsables. Además, permiten supervisar el uso del cinturón de seguridad.

ALTO DESARROLLO TECNOLÓGICO
Cabe señalar que los sistemas de navegación inteligentes también incluyen la prevención de robo de combustible. Estos sistemas tienen en cuenta el nivel en el tanque del camión al estar apagado y el combustible consumido por el motor durante el viaje; ambos datos son comparados con los litros adquiridos posteriormente al rellenar el tanque. Los usuarios pueden determinar las variaciones, y centrarse en aquéllas que resulten significativas. Por otro lado, existen sensores que envían mensajes al celular y al correo electrónico para alertar el robo de combustible indicando la hora y lugar exacto de la extracción.
Respecto a los neumáticos, existen diseños que llevan consigo un microchip del tipo de RFID (radio frequency identity) que está conectado a un sistema de administración. Los beneficios de esta clase de dispositivos se ven reflejados en una mejor gestión del consumo de cubiertas, mayor seguridad en la circulación por la facilidad de su inspección y la reducción de robo. Para la protección de la carga, esta misma tecnología se ha convertido en el principal componente para dar seguimiento en caso de robo. Las medidas tecnológicas específicas listadas incluyen circuito cerrado/control remoto, sistemas de rastreo electrónico de puertas, GPS y comunicaciones añadidas, alarmas, mensajes, y así sucesivamente. 
No obstante, los dispositivos para la operación logística y la seguridad seguirán floreciendo en la medida en que surjan nuevas necesidades. Por ejemplo: puede pensarse en disponer de dispositivos electrónicos especiales para la apertura de puertas mediante un código en los sitios de carga y descarga, eliminado por completo los candados externos; sistemas de circuito cerrado para la vigilancia de las unidades de transporte, tanto de la cabina como del semirremolque; monitoreo a distancia de la operación del motor, para prevenir posibles fallas y detención planificadas en lugares seguros; sistemas protegidos contra inhibidores de señal del GPS; desarrollo de sistemas para circular en convoy a velocidades controladas, entre otros.

COSTO BENEFICIO DE LA SEGURIDAD EN GRANDES Y PEQUEÑAS EMPRESAS
En cierta forma han surgido diversas compañías que ofrecen servicios de seguimiento de las cargas a la medida de las necesidades de sus clientes, por lo tanto, resulta importante evaluar las diferentes opciones dada las similitudes tecnológicas que ofrecen los múltiples proveedores. Esto implica una variación de servicios de bajo costo que están paulatinamente desapareciendo el mito de que las tecnologías sólo eran exclusivas para las grandes compañías de transporte, ahora también la pequeña y mediana empresa pueden acceder a ellas. Quizá una de las diferencias que prevalece entre las empresas es que las grandes elaboran sus planes a partir de las tecnologías.
Desde luego, no podemos pasar por alto que el efecto de la inseguridad carretera se ve reflejado de manera directa en los costos fijos de la operación del transporte por la adquisición de equipos y servicios para la seguridad, y que éstos a su vez, necesariamente, impactarán en un incremento de las tarifas de transporte, derivando en un aumento de los precios de los productos. En contraparte, compañías aseguradoras han reducido sus precios cuando las unidades de transporte cuentan con dispositivos de seguridad. 
Por lo anterior, los análisis beneficio-costo para desinstalar o no este tipo de tecnologías debe contemplar no sólo las pérdidas de mercancías y vehículos por algún siniestro, sino también el efecto que provoca en la interrupción de la cadena de suministro. Sin lugar a dudas podría afirmarse que el conjunto de dispositivos y mecanismos de seguridad instalados en los camiones de carga se convirtieron en elementos que ayudan al transportista a ser más eficiente en sus operaciones mediante la reducción de la incertidumbre y, hasta cierto punto, incrementaron la seguridad. Sin embargo, las medidas de seguridad instrumentadas hasta el momento aún no pueden garantizar su efectividad al cien por ciento, por lo que puede decirse que todavía queda mucho por hacer en cuanto al desarrollo tecnológico. Las tecnologías ahora permiten monitorear los embarques desde el origen al destino, y las empresas pueden tomar decisiones en tiempo real para mejorar la velocidad, fiabilidad y seguridad del transporte intermodal a pesar de las múltiples transferencias entre los modos. La nueva tecnología permite una coordinación eficaz de los envíos y organiza servicios de puerta a puerta, también el seguimiento en tiempo real de las mercancías para tranquilidad de los embarcadores. 
Los planes futuros para establecer medidas de seguridad adicionales son ambiciosos, y ello puede dar pie a mejores e innovadoras tecnologías que permitan incrementar la seguridad de los camiones en rutas. El robo de mercancías tiene efectos económicos importantes y su atención es urgente para minimizar su impacto.
* Los autores son investigadores del Instituto Mexicano del Transporte. 

Notas relacionadas

Te podría interesar