Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Nuevo sistema de control ambiental

 |   11 de julio del 2012

Las empresas Atos y Salvesen Logística, desarrollaron un sistema de cálculo que permitirá a sus clientes calcular el impacto ambiental de sus operaciones logísticas, tanto en transporte como almacenaje.

Atos, a través de Atos Consulting & Technology Services, y Salvesen Logística, la empresa de servicios logísticos del grupo Norbert Dentressangle, han presentado un sistema de cálculo que permitirá a los clientes del sector industrial y de distribución conocer el impacto ambiental de sus actividades de transporte y almacenaje, así como desarrollar iniciativas para garantizar la máxima eficiencia ambiental de sus operaciones logísticas.

La presentación del sistema se llevó a cabo en el transcurso de la jornada “Optimice su logística, sea ecoeficiente”, presentada por Melania Pérez Iglesias, Directora de Atos Consulting & Technology Services, y por Fernando Aguirre, Gerente de Grandes Cuentas de Salvesen Logística.

El proyecto, expuesto por Eduardo Pindado -Accout Partner de Atos Consulting & Technology Services- y José Luis García -Responsable de Ecoeficiencia de Salvesen Logística-, partió de la definición de un modelo de cálculo que tuviera en cuenta los procesos operacionales específicos de Salvesen Logística, y la construcción de una herramienta que calculara de forma automática el impacto ambiental de dichos procesos a partir de los sistemas de información y gestión de Salvesen.

La metodología utilizada para la medición de las emisiones en el transporte de mercancías es la definida según el Protocolo de Gases de Efecto Invernadero (GHG Protocol), con un carácter multisectorial y enfocada a tanto al sector industrial como al de servicios cuyas actividades implican la combustión de combustibles fósiles en las fuentes móviles, entre las que se encuentra el transporte de mercancías. Un doble método de cálculo permite basarse tanto en el combustible consumido como en la distancia recorrida por los medios de transporte. En el caso del almacenaje, se miden los consumos de electricidad y gas, hallando sus equivalentes en la generación de CO2. El desarrollo del sistema incluyó la parametrización de los datos necesarios para calcular la huella de carbono, y el diseño de una aplicación para el tratamiento, procesamiento y extracción de la información.

Según Melania Pérez Iglesias, “el proyecto conjunto que presentamos hoy, dedicado al control ambiental de las operaciones logísticas, es una buena muestra de los resultados que obtiene ese esquema de colaboración, del que se beneficiarán en el futuro clientes de nuestras dos compañías”.

Por su parte, Fernando Aguirre, añadió que “la eficiencia de los procesos industriales y logísticos en términos de impacto medioambiental se ha convertido en una prioridad estratégica para las empresas en la actual coyuntura de crisis. El trabajo conjunto con Atos nos ha permitido desarrollar un método de cálculo que por primera vez permitirá a nuestros clientes conocer la huella de carbono de sus operaciones logísticas, como primer paso para tomar decisiones correctoras si es necesario”.

Fuente: Compromiso RSE


Notas relacionadas

Te podría interesar