Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

El agro debe fortalecer su cadena logística

 |   4 de diciembre del 2014

Dificultad para calcular con mayor exactitud los costos logísticos, necesidad de interrelacionar los distintos sectores y mejorar la infraestructura, son algunos de los puntos señalados por la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola.

El campo y las cadenas agroindustriales aportan el 45 por ciento de los recursos fiscales y generan el 60 por ciento de las exportaciones argentinas, además es la única actividad productiva que está presente en todo el país. Este pujante sector, por otra parte, podría crecer un 56 por ciento respecto de sus actuales niveles de producción en los próximos siete años y romper la barrera de las 154 millones de toneladas, según las proyecciones más moderadas.

 

Estos datos fueron aportados por el área de investigación y desarrollo de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea) en el 23º Encuentro Nacional de Logística sobre Innovación en la Cadena de Abastecimiento que se realizó hace pocos días en la provincia de Buenos Aires.

 

El futuro promisorio para el agro y la industria vinculada con el sector, sin embargo, encuentra en la cadena logística un punto débil que todavía no ha terminado de ponerse a punto a fin de facilitar el camino hacia un desarrollo más pleno, especialmente de las regiones más postergadas del país. La dificultad para calcular con mayor exactitud los costos logísticos es uno de los problemas más frecuentes, y por eso lograr una razonable previsibilidad de las variables económicas es un factor clave para el crecimiento como lo es, por supuesto, una infraestructura acorde a las necesidades actuales del agro.

 

La gran oportunidad que se le presenta al país de la mano de uno de los motores de su economía, como es el campo, no debe ser desaprovechada en un contexto en el que, según las distintas estimaciones de los especialistas, la demanda mundial de productos agropecuarios se multiplicará por seis en los próximos diez años y la Argentina deberá estar a la altura de ese enorme desafío.

 

Un estudio realizado por la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola revela que el campo tiene una de las mayores redes de pequeñas y medianas empresas del país, con 276.000 establecimientos rurales, en su mayoría emprendimientos familiares que invierten más de 260.000 millones de pesos al año en nuevos equipamientos y necesidades del sector, y lo que es más importante, un 78 por ciento de esos recursos se invierte en las localidades más cercanas a las producciones.

 

En las proyecciones de la entidad, el campo tiene un potencial que pueda llevar a alcanzar ingresos de 123.000 millones de pesos en el año 2020, según los cálculos más pesimistas. Por eso es necesario alentar a los profesionales de la logística a aportar nuevas ideas y proyectos para optimizar la interrelación entre los distintos sectores que forman parte del mercado de agro, en tiempos en los que los distintos aportes de la tecnología permiten lograr un trabajo más efectivo en la producción.

 

En el Chaco, en tanto, debe ser un objetivo prioritario concretar el varias veces anunciado complejo multimodal de cargas que permita empalmar con una terminal portuaria modernizada y aprovechar la potencialidad de la hidrovía Paraná-Paraguay. Más allá de las crisis cíclicas de la economía global, el escenario futuro anticipa una expansión del mercado mundial en un contexto que será favorable para los productos del agro.

 

Mejorar la infraestructura y contar con servicios logísticos eficientes son algunos de los desafíos pendientes en un país que todavía mantiene bolsones de atraso que deben ser erradicados con más y mejores oportunidades para el sector productivo. A nivel local, hay que decirlo una vez más, es necesario articular el ferrocarril con el transporte fluvial a través de la hidrovía para que la región gane en competitividad a partir de la reducción de costos en el transporte de cargas.

 

Se debe abordar el problema desde una perspectiva multimodal, mejorando y ampliando la infraestructura ferroportuaria para adecuarla a las crecientes necesidades de la producción. Una inteligente combinación del transporte de cargas en sus distintas modalidades será clave para brindar a la producción las herramientas necesarias para competir en mercados globales. Optimizar la logística del transporte y afianzar un sistema multimodal que ayude a reducir costos y ganar en eficiencia es el gran paso que se debe dar para apuntalar el crecimiento y el desarrollo de los sectores productivos.

 

Fuente: Diario Norte


Notas relacionadas

Te podría interesar